[16-7-2010] Cuarta etapa Medinaceli-Segovia

Por fin es viernes y nos dirigimos hacia Segovia, ciudad pátria del gorrino castellano. Urko toma el control de nuestra lanzadera y entre curva y curva decidimos que es necesario procedimentar la operativa del mismo.

Un ejemplo claro, las luces. Diremos para el neófito en el complejo mundo del 600, que el sistema de luces no es automático, si no que depende de 2 palacas situadas sobre el salpicadero. Una enciende las luces del completo cuadro de mandos, la otra activa las luces, que a su vez es controlada por una tercera palanca situada al lado izquierdo del volante, con la que seleccionamos apagado-cortas-largas.

Vamos, todo un alarde de tecnología y vanguardia sin parangón. Ahora, ávido lector, entenderá la necesidad de procedimentar su operativa entre piloto y copiloto.

Bien, pues pongámonos en situación….luces apagadas, entramos en un tunel, entonces y sólo entonces el copiloto y el piloto deben comenzar esta curiosa conversación:

COPILOTO: Check!
PILOTO: Go!
C: (según enciende las luces del cuadro) On!
P: (si las luces del cuadro se encienden) Ok!
COPILOTO: Check!
PILOTO: Go!
C: (según enciende las luces exteriores) On!
P: (si las luces exteriores se encienden) Ok!

Pensará usted que esta retórica, quizá sea excesiva e incluso estúpida…pero a nosotros nos encanta y estas tonterías no dejan de hacer gracia a dos tipos como Urko y a mi.

Bueno…a lo nuestro! Salimos de Medinaceli tras un cafecito y emprendimos ruta por las comarcales de nuestra geografía. Pasamos de la provincia de Soria a Castilla la Mancha y después a Castilla León. Tras una carretera bacheada y llena de parches, llegamos a Ayllón, parada técnica para comer y tomar una cañita (nótese que solo tomamos 1….no queremos que nadie diga que hacemos apología del consumo irracional de alcohol y menos al volante de nuestra “machine”).

En poco menos de 1 horita ya teníamos el archifamoso acueducto segoviano delante de nuestras narices…momento foto (con el móvil…ya comentamos que nuestra cámara se extravió el Logroño) y a ñam-ñam tras buscar alojamiento.

A la tarde, una parada en la plaza mayor….una birritas que ya no hay que conducir (hubo más de 1 y menos de 10..pero es que hacía calor). Entonces llegaron nuestros refuerzos vascongados…se alojaron y comenzó el fin de semana….lo típico en unos rudos vascos….comer y beber (que queríais????)

Queremos agradecer la amabilidad del dueño del Hotel  San Miguel (C/ Infanta Isabel nº 6 cerca de la plaza Mayor), donde nos hospedamos. Se portó genial con nosotros los dos días que nos hospedamos.

Algunas foticos:

Esta entrada fue publicada en I ruta 600-tera. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>